Mentes perversas...

13 de septiembre de 2010

Hay días que me levanto y la parte perversa de mi mente se activa. Me convierto en un villano, de los villanos que salen en los cómics de superhéroes. Como el duende verde, los malos que dan criptonita a supermán o el jóker.

Los villanos tenemos media sonrisa solamente, una sonrisa que en realidad es una mueca, porque sonreír es de ser felices, y los villanos somos infelices por naturaleza. Solemos envidiar a los superhéroes, por su fuerza, poderes, sus chicas guapas o su bondad. Y por eso vivimos medio amargados pensando en lo que queremos ser y no podemos. Cuando reímos fuerte, nuestra risa suena a estar planificando algún malvado plan. JA JA JA JA!

Solemos jugar sucio, buscando amigos que tienen buenas influencias, como la mano derecha del presidente. No porque nos interese su amistad, sino porque algún dia se la jugaremos y ocuparemos su lugar. Por supuesto para cotarle la cabeza al que está al mando. Porque ser el primero y estar por encima de los demás es siempre nuestro objetivo. Necesitamos ascender, a costa de todo y de todos. Por eso no nos importa matar o torturar. Con mi rayo láser, con mi espada, mi pistola de rayos X o con mi gran capacidad de hablar sin decir nada. Todo vale.

Se suele decir que al final, por muy buenos villanos que seamos, siempre perdemos. Que nos quedamos solos, vivimos solos y morimos solos. Pero yo, todavía no he perdido, ni perderé, porque por ahora mis planes van viento en popa. Elimino a todo aquel que descubre mi parte villana, mi mente perversa.

Simplemente los quito de mi camino.

No hay comentarios: